Saltar al contenido

¿Cómo influye en mi salud el lugar que habito?

Por: Unai Egaña

La geobiología es la ciencia que estudia  la relación entre la tierra y los seres vivos centrándose principalmente en el análisis de la biohabitabilidadcalidad energética y vital de los espacios en los que habitamos. En el espacio vital interactúan e inciden energías procedentes del suelo y de la atmósfera, de objetos naturales y fabricados. La geobiología es multidisciplinar porque incluye la Astrofísica, Arquitectura, Biología, Geofísica, Electricidad, entre otras.

Estamos expuestos a radiaciones terrestres, cósmicas, artificiales, que interactúan con nuestros procesos biológicos e inciden significativamente en la salud cuando se sufre una sobrexposición continuada. Por ello es necesario elegir un “Buen Sitio” que favorezca el desarrollo de nuestras actividades, especialmente en lugares de larga estancia como dormitorio, oficinas, centros de estudio.  La prospección geobiológica permite identificar cuál es el “Buen Sitio”.

La observación es la primera herramienta de diagnóstico. Algunos ejemplos son:

-          Animales: Los perros tienen tendencia a descansar en el “Buen Sitio” para los humanos, mientras que  gatos y abejas prefieren los lugares alterados.

-          Árboles: En zonas de intensa radiación terrestre o de anomalías geofísicas se pueden ver árboles con crecimiento inclinado, helicoidal, con muérdagos, en ocasiones con tumores o excrecencias en terrenos volcánicos.

-          Edificios: Humedades que suben desde el suelo por la fachada, grietas en las paredes, desconchado de la pintura de las paredes.

-          Personas: Una manera de saber si estamos en el “Buen Sitio”  es hacer el test kinesológico de  “paralelismo” que consiste en colocarse sobre un lugar, relajarse y levantar sin tensión los dos brazos por encima de la cabeza hasta unir las manos. En caso de no tener ninguna lesión muscular previa, si estamos en el “Buen Sitio”, las manos deberán estar paralelas al unirlas y las puntas de los dedos tocarse simétricamente.

Algunos síntomas que indican que estamos descansando en una zona geopatógena son: dificultad para conciliar el sueño, sueño intranquilo, agitado, pesadillas frecuentes, sonambulismo, súbitos sudores o frío, levantarse más cansado o con dolores corporales. En el caso de los niños: se caen de la cama, se mueven intensamente o se desplazan de un extremo a otro de la cama y se despiertan llorando.

Algunos síntomas asociados a la contaminación electromagnética son: trastornos nerviosos, agotamiento, irritabilidad, insomnio, depresiones, cambios de temperatura corporal, dolores musculares o articulares, falta de apetito, estrés, conjuntivitis, caída de pelo, síndrome de fatiga crónica, pérdida transitoria de memoria, cefaleas, mareos, vértigo…

Además de la observación, la Geobiología nos ofrece la posibilidad de hacer una prospección, con la que se identifican factores que pueden estar influyendo en nuestra salud y decirnos cómo corregirlos.

Las prospecciones geobiológicas tienen dos partes diferenciadas:

1)      Utilización de instrumentos electrónicos para la medición campos electromagnéticos de alta y baja frecuencia, gas radón, campos electrostáticos, niveles sonoros, niveles de luminosidad, y calidad del aire.

2)      Utilización de la radiestesia para la detección de alteraciones telúricas (corrientes de agua subterráneas, fracturas, chimeneas cosmotelúricas), redes energéticas (líneas hartmann, líneas curry) y niveles bióticos de las estancias.

En muchas ocasiones la modificación de algunos materiales, una adecuada instalación eléctrica, o cambios sencillos como: desconectar los equipos eléctricos, apagar el wifi, cambiar de lugar la cama o mesa de trabajo, representan una mejora sustancial en nuestra bienestar.

Además de protegernos, el lugar que habitamos debe concebirse como un espacio óptimo para nuestra salud y bienestar.

Por todo esto, Ser Integral cuenta con la participación de un ingeniero industrial que se dedica a hacer estudios geobiológicos en terrenos a edificar,  viviendas, empresas, centros de estudio y otros lugares en los que se quiera crear espacios saludables para la vida.

Consultenos: info@serintegral.org

Todavía no hay commentarios. Se el primero en comentar!

Publica tu comentario

Los campos marcados con * son obligatorios