Siempre es un buen día para empezar a moverse

Siempre es un buen día para empezar a moverse

Si estas en uno de esos periodos donde has dejado de un lado el ejercicio físico y te encuentras fuera de forma y con sobrepeso, antes de dar el salto y apuntarte al gimnasio, te recomiendo que explores primero tu cuerpo moviéndose cada día.

Antes de hacer ejercicio (fitness, deporte) lo más importante, si llevas en parón físico mucho tiempo, es incorporar más movimiento en tu vida. Ten en cuenta que el ejercicio es solo una parte del movimiento humano y que como consecuencia de las comodidades de hoy en día no hacemos muchos de los movimientos que son esenciales para una buena postura, para evitar dolores y recobrar salud.

Aquí tienes algunos ejemplos de cómo incrementar la cantidad de movimiento en tu vida:

    • Camina en lugar de conducir a todas partes.
    • Juega con tus hijos o con tu perro – tírate con ellos al suelo, gatea, juega con una una pelota, cuélgate, trepa, salta. Explora todos esos movimientos que puedas hacer y observa cómo se mueven ellos ya que los niños no tienen los defectos posturales que tenemos los adultos.
    • Haz jardinería en tu casa, en la de un amigo/a o en un jardín comunitario. El trabajar la tierra nos lleva a una posición buenísima: agacharnos de cuclillas.
  1.  
    • Mira la tele en el suelo en lugar del sofa y cambia de posición explorando las diferentes posturas (de rodillas, piernas cruzadas, una pierna adelante y otras atrás, etc)
    • Ordena, pinta tu casa, lava el coche, arregla algo que necesita reparación. Además de mover el cuerpo, tachas la larga lista de cosas que hacer.
    • En lugar de sentarte delante del ordenador, trabaja de pie. Es una buena manera de evitar el apalancamiento de horas en la silla o el sofa.
    • Ahora en verano aprovecha y juega con las olas en el mar, salta a la piscina, intenta salir por el bordillo en lugar de las escaleras, juega a la pelota o las palas.

En todas estas actividades, sé consciente de tu cuerpo en movimiento y sobre todo de tener una buena postura – sin encorvar la espalda, sin hacer movimientos violentos, levantando peso con las piernas en lugar de la espalda, apretando abdominales.

El siguiente paso es hacer un plan de ejercicio que incluyan los siguientes movimientos básicos (y aprender a hacerlos correctamente) ya que ayudan a mantener la integridad postural y nos ayudan con los movimientos diarios:

Sentadillas

Zancadas

Ejercicios de Empujar y Tirar con el tronco superior.

Ejercicios para fortalecer las abdominales y la espalda como:

Planchas

Puente

Perro cazador

Extensiones de espalda

El objetivo es incrementar el movimiento en tu vida, siendo consciente de cómo mueves tu cuerpo, explorando diferentes movimientos naturales para poco a poco ir fortaleciendo los músculos y articulaciones hacia una actividad física más intensa.

patricia villa ema coaching deportivo

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top