Haré algo por mi, cuando no pueda hacer nada por mi

Haré algo por mi, cuando no pueda hacer nada por mi.

coaching de bienestar

Esta es una conversación con alguien muy cercano, porque, como ya sabemos, nadie es profeta en su tierra y no soy la excepción:

– Yo haré algo por mi, cuando sienta que no puedo más. Mientras pueda voy a tirar ….porque yo no tengo tiempo ni para hacer ejercicio, ni para las respiraciones de la noche, ni para esas comidas de las que hablas. Todo eso lleva mucho tiempo y yo tengo que atender a mi familia, a mi trabajo! Por ahora veo que aguanto, llego cansada, pero llego.

Yo: Pero… y si no alcanzas a llegar? Si te quedas tirada sin energía y la estación próxima está muy lejos?

-Bueno, ya veré. Alguien pasará y me traerá combustible o me llevará hasta la próxima estación…

Yo: Alguien? tu familia, por ejemplo? ¡Ah! es decir que trasladarás tu problema a tu familia… esa que tienes que atender ahora y por la cual no puedes cambiar el ritmo? :-0

Momento de largo e incomodo silencio…

Vamos a comentar esta jugosa conversación:

¿Por qué llegamos hasta el limite de la reserva?

¿Por qué? me lo pregunto yo también a mi misma, que me veo muchas veces emocionada con algún proyecto, obsesionada con algo que quiero hacer ya, pero ya, ya…sin perder tiempo:

-“porque si no viene otro y lo hace antes” 

-“porque para antes de ayer  es tarde”

– “porque nadie lo va hacer mejor que yo” 

-“porque es mi responsabilidad”

-“porque no puedo dejar pasar esta oportunidad”

Estos paradigmas de pensamiento, se vuelven comportamientos y acciones diarias que  te arrastran a un ritmo en el que  vas dejando de lado el cuidado de ti misma. Yo lo he hecho y me tengo que vigilar para no caer en ello.

Cuando  quitas los 10 minutos para respirar antes de dormir, los 15 minutos de un desayuno sereno, los 20 minutos de caminata, el momento de conversación con tu amiga, no solo estás consumiendo mal el combustible,  estás dejando de reponer el combustible y vaciando gradualmente el deposito.

La paradoja se presenta cuando este agotamiento te enferma y  ya no puedes cuidar tu trabajo, tu familia, etcétera. El problema se vuelve más grande, no porque no los puedas cuidar, sino porque tu, tu capacidad, tus habilidades y potencialidades no se pueden desarrollar, no puedes brillar con toda tu luz.

El agotamiento crónico, ese cansancio acumulado, repercute en toda tu vida:

  • En el trabajo no rindes, no creas y no disfrutas.
  • En tu vida de pareja pierdes el deseo sexual, el interés por ese  momento de intimidad, porque no tienes ganas.
  • En tu vida como padre o madre porque estás irritado, irascible y vives ese momento con tus hijos como el ultimo tramo de la carrera de obstáculos que vienes corriendo durante el día.

Es lo que hemos llamado el ciclo del dolor y cansancio

 

Ciclo del dolor y cansancio

Toma la salida a la estación más cercana para reponer combustible.

¿Cómo puedes reponer combustible?  Hay varias maneras. Hoy mismo puedes elegir hacer cada día una cosa que disfrutes y que sepas que te sienta bien.

En mi caso,  me levanto antes, tomo mi café de la mañana sola, disfrutando ese primer sorbo al máximo. Cierro los ojos, disfruto el olor, el sabor, siento el placer de ese momento que me recuerda mi casa de niña, el olor a café tostado y un montón de cosas más…

Tu puedes proponerte empezar a tomar el desayuno, comer una fruta a media mañana, irte antes a la cama y hacer unas pequeñas respiraciones de la relajación, en fin, esto lo sabes mejor tu que yo.

Cada día, entra a la estación y haz un pequeña parada de repostaje.

Haré algo por mi, cuando no pueda hacer nada por mi

Elige hacer algo por ti, antes de que no puedas hacer nada por ti.

Pero también es posible que ya estés tan metido en el ciclo de cansancio que te cueste mucho salir.

En este punto es necesario pedir ayuda y trabajar en profundidad  3 ejes a la vez:

  1. Actitud y organización de rutinas
  2. Alimentación especial para reponer y mantener la energía durante el día.
  3. Entrenamiento físico para romper el ciclo de deterioro físico, estimular la producción de las hormonas de la felicidad.

Puedes y debes hacer algo para romper este ciclo y si este es tu caso, te invito a darle una mirada a nuestros programas de cuidado integral

Programa Online

detox y cocina terapeutica

 

 

Programa Presencial

Proxima actualización de fechas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top