Hidratarse es más importante de lo que crees

Hidratarse es más importante de lo que crees

Hidratarse es fundamental y con el verano viene el aumento de las temperaturas y para muchos un aumento en el consumo de bebidas alcohólicas – un cóctel en el chiringuito de la playa o una cerveza bien fría para calmar la sed. No hay nada malo en ello, pero entre el calor y los efectos deshidratantes del alcohol, hay que asegurarse de que el organismo está suficientemente hidratado para evitar dolores de cabeza, pérdida de energía y mareos, entre algunas de las causas de la deshidratación.

El cuerpo necesita agua para sobrevivir y funcionar correctamente. Sólo podríamos sobrevivir unos pocos días sin beber agua, mientras que se puede sobrevivir sin otros nutrientes durante semanas o meses. A pesar de que el agua a menudo se trata de manera algo trivial, ningún otro nutriente es tan esencial o necesario en cantidades tan elevadas.

El agua es el componente principal del cuerpo humano: normalmente representa el 60% del peso corporal en hombres adultos, y el 50-55%, en mujeres. El cerebro y los músculos son aproximadamente un 75% agua, la sangre y los riñones un 81%, el hígado un 71%, los huesos un 22% y el tejido adiposo un 20%.

Realices o no ejercicio, la ingesta de líquidos es muy importante para la salud ya que sin la realización de ninguna actividad física se pierden al día entre 2-3 litros de líquido de nuestro organismo (sudor, orina, por la piel…)

Estar adecuadamente hidratado es especialmente importante en personas con sobrepeso, ya que cuanto más peso corporal se tiene, más agua se necesita y por eso es común encontrar personas con sobrepeso que tienen una hidratación deficiente. Además una hidratación deficiente puede generar retención de líquidos y eso traducirse en un mayor peso corporal.

Hidratarse es mas importante de lo que crees

Consejos saludables:

  • Por norma general en adultos se recomienda consumir entre 2 y 2,5 litros de líquidos la día, pero este consumo debe ser personalizado para tener en cuenta los factores ambientales, energéticos y fisiológicos del individuo.
  • Consumir alimentos ricos en agua como las frutas y verduras, caldos, sopas, gazpachos…
  • Es importante que no pases mucho tiempo sin beber, sobre todo si vas a estar al aire libre y expuesto al sol.
  • Vigila que los niños tomen suficientes líquidos; cuando están enfrascados en sus juegos, o se lo están pasando bomba en el agua, suelen olvidarse de todo.
  • Si practicas algún deporte o realizas algún esfuerzo físico, aumenta la ingesta de líquidos. Lo mismo si sudas más de lo habitual a causa del calor o la humedad.
  • Limita la ingesta de bebidas con contenido alcohólico porque el alcohol tiene un efecto deshidratante. La cerveza puedes tomarla sin alcohol, y rebajar la sangría y el ‘tinto de verano’ añadiéndoles bastante hielo.
  • Debemos beber antes de tener sed ya que esta sensación aparece de forma tardía, cuando ya existe cierto grado de deshidratación
  • Es más sano beber antes de las comidas que mientras se come. Además este hábito ayuda a perder peso.
  • Beber más de 500 ml de agua incrementa el metabolismo así como la oxidación de grasas.

Alternativas que te harán más fácil la hidratación

Si eres de los que te cuesta beberte ese “insípido vaso de agua”, aquí tienes unas alternativas saludables.

Añade aceite esencial de sabores limón, fresa, naranja, etc…al agua. Una gota es suficiente ya que es una esencia muy concentrada. Es una manera muy sencilla de variar completamente el aroma de un vaso tradicional de agua.

Agrega frutas para saborizar el agua. Esto es mucho más sano y barato que comprar zumos preparados, refrescos o bebidas isotónicas (que contienen altos niveles de azúcar):

 

 

  • Frutos rojos y limón: Añade frambuesas, moras y limón al gusto en un litro y medio de agua y hielo. Cuanto más se macera, más sabor tiene.
  • Pepino y manzana: Añade manzana verde y pepino al gusto en un litro y medio de agua y hielo.
  • Una vez bebida el agua, las frutas todavía contendrán mucho sabor, de modo que podemos volver a echar agua y reutilizar las frutas para una nueva bebida.
  • Limón y sal: Una formula muy sencilla e hidratante es exprimir un limón y añadir un pellizco de sal rosa o del himalaya (contiene más minerales que la sal blanca común) al agua.

Prepara tus propios tés helados: utiliza las variedades de tés que más te gustan y combínalos con aromas diferentes: té negro con zumo de limón, té de rosas con canela…hay un montón de alternativas diferentes, encuentra la que más te guste y ten siempre a punto aun rico té helado que hidrate tu cuerpo.

 

 

patricia villa ema coaching deportivo

Comments

comments

One thought on “Hidratarse es más importante de lo que crees

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top