Los Buenos Propósitos de Año Nuevo

Los buenos propósitos de año nuevo terminan el 20 de Enero. Después de la euforia del inicio del año, frustrados por no obtener lo que nos propusimos, los más débiles nos damos por vencidos.

Si uno de tus buenos propósitos es cuidar tu salud, nosotros te podemos ayudar.

 

Ya he visto pasar a varias personas por nuestro centro decididas a hacerlo todo pero ¡ya!, si de una vez, que si no pierdo el impulso. Quieren comprar lo que sea que nos haga bajar de peso, sentirse livianos, dejar la pereza de hacer ejercicio, dejar de fumar, comer mejor, estar felices y optimistas,  y todo lo demás que se les ocurra.

¿Sabes que hago yo? bajarles la ansiedad y simplificarles todas esas tareas que se han propuesto. Por que la experiencia me dice que nada hay más lejos de la realidad que  ¡Todo y Ya!

Una cosa es tomar la decisión, que sin duda es básica, otra cosa es alejarse de la realidad de nuestra pereza, rutina, malos hábitos bien establecidos con la dedicación y perseverancia con que lo hemos hecho.

Voy a compartir algunos de los consejos más simples y hasta tontos, pero que dan resultado.

1. Empieza por el desayuno. Si, eso que te decía tu madre: “no te vayas de casa sin desayunar”.  Es muy común oír: “es que a mi por la mañana, tan temprano, no me apetece”. Bueno, tomate una infusión o té caliente, si es invierno y  algo fresco si es verano y llévate un buen desayuno casero al trabajo: un bocadillo con pan de buena calidad, una fruta, o dos, para tomar espaciada en la mañana. El desayuno es fundamental y creo que es uno de los “secretos” de belleza, juventud y vitalidad más simples. ¡Imagina un coche que tiene que empezar a funcionar sin combustible! imposible, no arrancaría. Pues eso es justo lo que le exiges a tu cuerpo cuando no desayunas, que funcione sin combustible.

2. Y si has tomado un desayuno respetable, llegarás a la comida con el hambre justa. Con lo cual si tomas un plato no muy grande en el que se combinen por ejemplo  un cereal y una legumbre con verduras o verduras con proteína, tendrás suficiente para estar saciado y bien alimentado.

3. El postre en España es un imprescindible, pero lamento decirles que después de la comida y en especial si es dulce, leche y demás, es innecesario e insano. Lo que recomiendo es dejar pasar al menos una hora para tomar ese capricho dulce.

4. Para el picoteo no hay nada mejor que los frutos secos, la fruta fresca y beber  agua. Se nos olvida con bastante frecuencia beber y es común confundir la sed con el hambre.

5. La cena es mejor liviana pero no es bueno no cenar, los caldos y cremas de verduras dan calor, hidratan, son livianos y reconfortan. Prueba con una cena liviana.

Tal vez no sea suficiente pero ayuda

Como ves he dejado solo algunos consejos referidos  la alimentación, por supuesto no son suficientes, nos quedarían faltando las actividades físicas, los hábitos de sueño y descanso, entre otros.

No obstante cuando nos sentimos pesados, congestionados, algunos pequeños cambios en la nutrición, como los que enumero arriba pueden ser un buen inicio ayudándonos a recuperar vitalidad y por tanto favoreciendo que nos interesemos y entusiasmemos con salir a caminar, ir antes a la cama, dormir mejor y entonces sentirnos con más energía.

Son los cambios progresivos, en el día a día, los que nos ayudan a mantenernos en el tiempo. Repito que el todo y ya no vale para todos.

poniendo en practica monica avila

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top