Ser Integral, Un diseño basado en las éticas de la Permacultura

por: Mónica Avila L.

En su origen la permacultura nació como un movimiento de respuesta y contraposición a la mal llamada “revolución verde” y por tanto se centro en difundir experiencias alrededor de la agricultura que demostraban que era posible y necesario para la supervivencia, hacer uso equilibrado de los recursos.

Desde la investigación y difusión de prácticas agrícolas inteligentes alrededor del mundo,  se hizo evidente la interconexión e interdependencia con otros aspectos de la vida humana: la vivienda, el uso de energías y del agua, la relación con el entorno físico y social, entre otras, trayendo como consecuencia que se ampliara el significado inicial de su nombre “agricultura permanente” por el de “Cultura Permanente” o “Cultura de la Permanencia”

La permacultura se define como una ciencia de diseño de hábitats sostenibles que se basa en identificar y comprender los patrones y ritmos naturales en cada lugar para replicarlos en todas las áreas posibles. Hay tres éticas que rigen a la permacultura: Cuidar a las personas, Cuidar el Entorno y Limitar el Consumo y Compartir los Recursos. Además se han definido una serie de principios de diseño, que sirven de guía en el momento de poner en marcha un proyecto.

Actualmente la permacultura, como ciencia de diseño facilita el establecimiento de una relación para modelar hábitats: sistemas sociales, económicos, de vida personal y que sean lo más cercano posible a sistemas que ya existen de manera natural.

¿Como se aplica esto a la construcción de la cultura?

Lo primero que habría que definir es qué es la cultura. La cultura es un conjunto de actitudes, valores, metas, prácticas, que caracterizan a un grupo. Es el producto y a su vez lo que origina la interrelación, la comunicación, más allá de una mera transferencia de elementos, datos, sustancias y para dar paso a la creación y a la creatividad.  Cultura=Sistema Creador

Crear una cultura de permanencia, es decir permacultura,  vendría a significar la re-creación de modelos de relación con el entorno, aplicando los patrones naturales de establecimiento de relaciones entre el todo y las partes que le constituyen y que a su vez componen el sistema del que somos parte. Siendo conscientes de que cada elemento cumple una función y en la interrelación del todo con las partes se constituye la vida,  la relación que se establece es de respeto y permanencia.

En cuanto a la permanencia, hace referencia a la re-creación de sistemas de intercambio que permitan la continuidad y mantenimiento del sistema, sin la necesidad de grandes modificaciones para su funcionamiento, sino más bien favoreciendo su adaptabilidad a los cambios que le requiera el entorno. Permanecer requiere del movimiento, flexibilidad, y adaptabilidad.

¿Por qué Ser Integral es un Diseño de Permacultura?

Ser Integral propone que el mantenimiento de la salud sea el objetivo  fundamental de la vida. Porque entendemos la salud como el estado de equilibrio del todo con las partes. En este sentido iniciamos el camino de la permacultura desde la primera ética: cuidar a las personas, para desde ahí,  extendernos a las siguientes éticas en un movimiento expansivo.

Si nos cuidamos conscientemente, tendremos que reconocernos como parte del entorno y reconocer a la vez nuestra dependencia hacia el/ella, para lo cual tendremos que cuidarle, para mantenerle sano, productivo, eficiente y entonces de manera natural limitaremos el consumo y compartiremos recursos.

La aplicación de los principios de Diseño, es tema de varios post.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top