Vivir y actuar en el círculo de influencia para que el alma crezca.

Vivir y actuar en el círculo de influencia para que el alma crezca.

poniendo en practica monica avila

 

Hay una imagen que ví hace algunos años cuando leí por primera vez “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey y que cambio mi manera de percibir los problemas.  Esta imagen es simplemente 2 círculos superpuestos,  uno se llama el círculo de preocupación y el otro se llama el círculo de influencia.

El Círculo de Influencia va de dentro hacia fuera, el círculo de preocupación de fuera hacia tí. Simplificando lo que plantea el autor es que  podemos elegir en cual de estos 2 círculos vamos a dedicar nuestras preocupaciones, pensamientos y acciones, porque somos libres para elegir.

NO estoy diciendo que a una no le deben preocupar sus hijos, su salud, su pareja, su estabilidad económica o laboral. Estoy diciendo que al hacer un listado de lo que nos preocupa, de lo que no nos deja ser felices, encontramos que la mayoría, están fuera de nuestra capacidad de acción o que las enfocamos desde la pre – ocupación donde se escapan a nuestro gestión y que nada podemos hacer para resolverlas. Parada en el círculo de preocupación, todo es muy, muy difícil.

 

Vivir y actuar en el círculo de influencia para que el alma crezca.

Vamos a ver un ejemplo.

Tomamos la decisión de mejorar nuestra alimentación,  porque sabemos que es bueno para nosotros y es urgente hacerlo.

Lo primero que decimos es “Tengo que hacer una dieta” No lo elijo, ¡Tengo!

Si nos paramos en el círculo de la preocupación, podremos decir que no tengo ayuda en mi familia, que no tengo apoyo, que me faltan  los ingredientes o que tengo un  ritmo de vida muy intenso que me obliga a tener esta alimentación que me esta afectando. Tengo, soy víctima y consecuencias de mi entorno familiar, laboral, etc.

Parados en el circulo de la preocupación, no podemos hacer nada, hemos perdido el control sobre todo  y entonces es mejor seguir como estamos (es decir perdiendo salud) y castigándonos y  acusándonos de desordenados, faltos de voluntad, etc… ¡Una locura!

Si ante la misma decisión nos paramos en el circulo de influencia, desde dentro de mi hacia afuera, nuestro pensamiento, reconocerá los obstáculos,  buscará opciones y la actitud será otra:

Mi familia no apoya mi cambio de hábitos y sigue teniendo  tentaciones en la cesta de la compra.

Pensamiento Proactivo: No puedo cambiar a mi familia, pero puedo comer la mitad de dulce que ellos.

No tengo los ingredientes de esa receta tan buena y saludable.

Pensamiento Proactivo: Seguramente hay otros ingredientes  parecidos.

Mi vida social es muy intensa y no puedo tener una alimentación sana.

Pensamiento Proactivo: Voy a comer la mitad cuando estoy fuera.

Tarea: Haz una lista de habitantes del círculo de la preocupación y empieza a moverlos al círculo de influencia. Este sencillo ejercicio te ayudará a centrar la atención y la energía en las cosas sobre las que si puedes influir, sobre las que si puedes actuar y en el cómo puedes actuar sobre ellas.

Como siempre digo, paso a paso, con flexibilidad y sin estar castigándonos, podemos mover nuestro pensamiento y nuestra acción hacia el círculo de influencia, ampliando cada vez más.

Desde tu círculo de influencia, crecerá tu alma, tus pasiones, tu satisfacción personal. Recuerda que, como las semillas, crecemos de dentro hacia fuera y no de fuera hacia dentro.

Te recomiendo darle unos minutos a este video fantástico.

 

 

Comments

comments

One thought on “Vivir y actuar en el círculo de influencia para que el alma crezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top